miércoles, 28 de octubre de 2009

Nueva Etica Socialista

Hoy en día la ética y la moral en Venezuela se ven verdaderamente afectadas por una sociedad que no le importa actuar de forma incorrecta, para llevar a cabo un propósito egoísta que solo beneficia al individuo que realiza dicha acción. Tanto en el ámbito profesional como en la parte pública, no se piensa en las consecuencias que pueden acarrear las malas acciones de una sola persona, en la vida de otros seres humanos. No se piensa que el actuar de forma incorrecta o actuar de mala fe, puede alterar gravemente el futuro de un ser humano ajeno al que comete la acción.Un ejemplo claro en la parte profesional, se evidencia en tribunales de justicia donde con frecuencia se ven abogados defensores, chantajeados con exuberantes cantidades de dinero para que defiendan a un acusado culpable de asesinato múltiple.Donde el acusado del asesinato verdaderamente lo es, Pero debido al chantaje, el abogado defiende y afirma que su defendido es inocente. buscando pruebas falsas y testigos comprados.Las personas han olvidado la importancia de mantener una posición recta en su trabajo o cualquier oficio que desempeñen, con el fin de ser individuos con una intachable actitud humana y laboralmente Olvidan que sus malas acciones pueden dejar a una familia sin su padre que mayormente es la base de la misma, y a hijos claramente afectados por la falta de una figura paterna También tenemos el caso en el que el defendido es inocente de su acusación, y tratan de inculparlo injustamente comprando testigos, y muchas veces hasta a los mismos jueces para que dicten una sentencia en contra del representado.Otro ejemplo se evidencia en los lugares públicos, donde a menudo se observa la decadencia de valores y la falta de respeto mutua que existe entre las personas. Cuando vamos en el automóvil y alguien se nos cruza o actúa de forma que no nos agrada, ante estas situaciones, la sociedad ha adoptado un patrón de conducta agresiva que consiste en estar siempre a la defensiva. Si alguien te mira mal, o te toca corneta o se atraviesa o nos dice algo no halagador Inmediatamente le respondemos con palabras peores a las recibidas, lamentablemente ya esta actitud se ha vuelto costumbre en el vivir diario, y a llevado a una mentalidad que consiste en ser el mas malo ante la sociedad, para no salir perjudicado y también a un deterioro de valores civiles y humanos Tengamos en cuenta que para crecer como país, primero hay que crecer como personas civilizadas y respetuosas y que para exigir respeto hay que dar respeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deje su comentario aqui